top of page

Cuando decidimos destetar: ¿cómo hacerlo respetuosamente con nuestro bebé?

La lactancia puede ser un camino dificil al comienzo, que nos lleva mucha dedicación y aprendizaje. Pero como todo, eventualmente llega a su fin. A veces es por que el bebé lo decide, pero otras, es la madre quien entiende que llegó el momento de cerrar el capítulo. ¿Cómo acompañar el proceso de forma respetuosa y lo más amorosa posible?





En primer lugar, es importante conocer la razón por la que se decide el destete: ¿es por presión de la familia? ¿por indicación médica? ¿por cansancio?


Puede haber muchas razones que se entrecruzan, lo importante es que haya un convencimiento genuino y que la mujer esté segura de que es lo mejor para ella, su bebé y la familia. De lo contrario, puede tornarse bastante confuso y ambivalente, generando un sentimiento de culpa en la mujer, y mucha ansiedad en el bebé.


¿Cómo iniciarlo? Es imortante identificar la cantidad de tomas que suceden en el día, y valorarlas: ¿cual es la que más necesita el bebé? ¿Cual crees que será más fácil sustituir?


Se recomienda comenzar por la más sencilla, aquella que es más fácil distraer al bebé y ofrecerle un sustituto.

Una vez que esa toma ya se extingió, se puede pasar a la siguiente (siempre de la más fácil a la más dificil).


Este es un proceso que puede llevar varios meses, y requiere de constancia. Si somos claros en nuestras acciones, más sencillo será para el bebé también. Por ejemplo, si estamos retirando la primera toma de la mañana, necesitamos ser consistentes. No ayuda si un día le distraemos, ofrecemos otras cosas, pero al siguiente le ofrecemos el pecho.


Generalmente las tomas previo a dormir, o en la madrugada suelen ser las más dificiles de quitar. Para estas, necesitamos identificar qué otros estímulos le ayudan el bebé a conciliar el sueño. Puede ser el movimiento, acunarle, cantarle, o incluso ofrecerle un biberón si es que lo necesita.


Amamantar no es solamente para alimentarse, es la principal forma de regulación que tiene el bebé. Le ayuda a calmarse, relajarse, dormirse, incluso es un analésico ante el dolor. Por esta razón, puede ser difcil el proceso de encontrar sustitutos. Por ello, es importante tener claro qué cosas le ayudan a nuestro bebé a calmarse, a distraerse, y usar estas acciones o elementos siempre que se necesiten.


Vale recordar que la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia hasta por lo menos los 2 años. Si se decide el destete antes de esta edad, es importante hablar con su pediatra para decidir cómo se sutituirá la leche materna.


Lic. Claudia López. IBCLC


Comentarios


Buscar por categorías
Publicaciones recientes
bottom of page