top of page

Envolver a los bebés o Técnica Swaddle: ¿Es efectiva? ¿Cómo y cuando utilizarla?


La práctica de fajar a los bebés o envolverlos ajustadamente, era frecuente antes del Siglo XVIII, pero se fue abandonando debido a diferentes riesgos.


No obstante, se ha vuelto a hacer popular principalmente en Estados Unidos y Europa, donde se la llama: “técnica Swaddle”.


Algunos estudios muestran que aplicarla reduce el llanto y los niveles de estrés, y en algunos casos puede disminuir los despertares nocturnos. Vale aclarar que no son estudios concluyentes.


Por otro lado, se asocian algunos efectos adversos a esta técnica, como el aumento de la prevalencia de SMSL, infecciones respiratorias, disminución del peso corporal y displasia de la cadera. El más estudiado y que presenta más evidencia se relaciona con este último punto.


La displasia de cadera en bebés, es una malformación causada por un desarrollo anormal de la articulación que une la cabeza del fémur con el hueso de la pelvis. Los bebés recién nacidos aún presentan inmadurez en el desarrollo de esta articulación, de ahí que es sumamente importante cuidar las posiciones en las que es colocado el bebé, especialmente cómo quedan sus piernas. Si el bebé es envuelto de forma incorrecta, esto puede afectar dicha articulación, generando un desarrollo anormal.


Esta técnica no se puede seguir aplicando una vez que el bebé muestre signos de rolar (darse la vuelta, esto sucede sobre los 2 meses de vida) por los riesgos importantes de sofocación que conlleva.

En su última revisión de 2020, la Asociación Americana de Pediatría plantea que puede ser una técnica segura, siempre y cuando se aplique de forma correcta y se respeten algunas pautas:


• El bebé debe ser colocado boca arriba, y en su cuna (no se puede practicar colecho).

• Las caderas deben quedar con libertad de movimiento (no se ajustan)

• No puede haber mantas sueltas o cualquier otro objeto que pueda quedar en la cara del bebé.

• Se debe tener especial cuidado con el sobrecalentamiento. Observar si el bebé tiene signos de calor, como transpiración, cachetes colorados, cabello húmedo, sarpullido por calor y respiración agitada. En estos casos, desenvolver rápidamente.

• El ambiente tiene que ser libre de humo de tabaco.

• En estos casos, el uso del chupete puede ser un factor protector.


En el siguiente vínculo del Instituto Internacional de Displasia de Cadera puedes ver cómo colocar correctamente un swaddle: https://hipdysplasia.org/infant-child/hip-healthy-swaddling/


Como siempre insisto, la decisión de aplicar una técnica es decisión de cada familia. En este sentido, hay bebés que se pueden ver beneficiados por un uso adecuado del swaddle, como en otros, puede no tener ningún impacto positivo en su descanso.


Referencias:

Antolín Rodríguez, R. Técnica Swaddle, NPunto Volumen II. Número 14. Mayo 2019. Disponible en https://www.npunto.es/revista/14/tecnica-swaddle.


Buscar por categorías
Publicaciones recientes
bottom of page