¿Qué comen los niños cuando los adultos no están de acuerdo?


Los tiempos y el entorno cambian. Las costumbres, el lugar de residencia, la tecnología, la industria, ciencia y los conocimientos. Todo provoca, generación tras generación, un cambio en el tipo de crianza.


Esto afecta no sólo la puesta de límites y la forma en que tratamos a los niños, sino que también involucra las prácticas de alimentación.


Hace años los llamados “naturistas” eran una minoría curiosa, sin embargo, hoy en día está dando lugar a un porcentaje elevado de la población que son vegetarianos o veganos. Otros casos de elecciones diferentes son las familias que deciden no dar productos ultraprocesados y/o ricos en azúcar de forma habitual, o los que deciden evitar el consumo de transgénicos o gluten, en fin... las elecciones son tan amplias como familias existen.


Siempre que estas decisiones familiares sean consensuadas y con información, son opciones válidas, que se ajustan a los valores de cada familia. Entonces, ¿qué tiene que ver esto con el cambio de paradigma en la crianza? ¿Qué sucede cuando estas decisiones no son aceptadas por el resto de los adultos que comparten el cuidado de los niños?


En algunos casos estas decisiones no coinciden con las que se tomaron en generaciones anteriores: abuelos, tíos, etc.


Esta situación pueden llevar a sentir cierta frustración o disconformidad en la opción elegida para sus nietos, por ejemplo, ya que para los abuelos su elección era la mejor. Incluso, en algunos casos, pueden llegar a verlo como un agravio o como una falta de consideración hacia ellos.


Otras veces simplemente desconocen las decisiones tomadas por los padres, y con sus acciones boicotean las nuevas prácticas. Por ejemplo, pensemos en situaciones cotidianas donde los abuelos o otros referentes regalan caramelos el día que visitan a los nietos, sabiendo que los padres no aprueban esa opción.


¿Cómo podemos conciliar de forma respetuosa estos cambios?


Hablar con los familiares o cuidadores. Intentar ser asertivo, explicando las elecciones y en qué principios y valores se basan. Un ejemplo puede ser:

“Sabemos que quieren mucho a Juan y por eso cuando lo cuidan después de la escuela y le hacen esas comidas tan ricas. Te agradecería que en lo posible cambiaras ese churrasquito por estas hamburguesas de lentejas que le gustan mucho y están más afín con nuestra postura vegetariana. Nos sentimos más felices comiendo así porque tienen que ver con los valores que nos inculcaste sobre el respeto y el cuidados a todos los seres vivos”.

Hay otras personas que se sienten más cómodas sin dar muchas explicaciones

“Te agradezco el gesto pero preferimos que no lo coma, de verdad gracias”
“Gracias pero trajo su vianda”

Unas claves a tener en cuenta son:


  • Recordemos en estas situaciones que es mejor hablarlo entre adultos y llegar a un acuerdo para proteger de estos conflictos a los más pequeños.

  • Los extremos nunca son buenos, siempre podemos buscar alternativas que se adapten a todos

  • Podemos utilizar alguna opción como negociar la cantidad o decir que es mejor comerlo otro día (siempre que cumplamos la promesa)

  • Tener una alternativa que les resulte tentadora pero esté dentro de nuestras decisiones, por ejemplo pasas de arándanos en vez de golosinas.

  • Es importante saber que los alimentos prohibidos generan más tentación. Hacer una prohibición directa sobre algo que nos ofrecen genera en el momento una sensación de deseo difícil de contener, el cual puede desembocar en rabietas o situaciones estresantes. Por ese motivo es mejor agradecer y declinar para otra ocasión. En el caso que lo necesitemos podemos dar nuestro punto de vista a nuestro hij@.


Tips salvadores:


  • Nunca aceptar ningún alimento de desconocidos.

  • Llevar vianda a lugares donde se suele dar el conflicto. Cuando nuestro hijo ayuda en el armado o con ideas en la vianda, se convierte en una opción mucho más tentadora y rica.

  • Llevar para compartir. No sólo te permite tener una opción segura sino que además puedes compartir con tu entorno para romper estereotipos sobre tus elecciones.


Y a ustedes ¿Les ha pasado? ¿Cómo lo gestionan?

Deseamos de todo corazón que estas líneas les ayuden en este proceso de crianza y acompañamiento


Raquel Villegas Diestita-nutricionista especializada en alimentación materno infantil y BLW

@raquelvillegasnutricionista

contacto@claudialopez.uy

©  2020 por Claudia López Rodríguez

Todos los derechos reservados.

Montevideo, Uruguay

  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
Consultora de lactancia Uruguay